CONSTRUIR CIUDADES EN ASTEROIDES

CONSTRUIR CIUDADES EN ASTEROIDES

Científicos de la Universidad de Rochester han mostrado cómo los asteroides podrían ser futuros hábitats espaciales viables para los humanos utilizando principios de física e ingeniería. 

Pese a que todo comenzó como un proyecto pandémico de unos investigadores americanos, parece que han dado con una solución bastante viable: crear un hábitat del tamaño en el que la gente pudiera vivir permanentemente, en un asteroide. El concepto básico de la ciudad de asteroides se basa en un diseño de colonia espacial giratoria propuesto por el físico Gerard O"Neill en la década de 1970. 

Y es que, según una nueva investigación de científicos de la Universidad de Rochester, nuestro futuro puede estar en estos cuerpos celestes rocosos. "Nuestro trabajo vive en el límite de la ciencia y la ciencia ficción", afirma uno de los investigadores. "Tomamos una idea de ciencia ficción que ha sido muy popular en los últimos tiempos, en programas de televisión como Amazon", añade.

En pocas palabras, los asteroides son cuerpos que orbitan alrededor del Sol, formados por restos de la formación del sistema solar de hace aproximadamente 4.600 millones de años. Los científicos calculan que hay unos 1.000 asteroides de más de un kilómetro de diámetro viajando por nuestro sistema solar.

Imagen

¿Cómo se podría construir una ciudad habitable en un montón de escombros espaciales?

Los asteroides tienen varios inconvenientes importantes: la roca que los componen no es lo bastante resistente como para albergar incluso un tercio de la gravedad de la Tierra al girar. Una vez que un asteroide se pusiera en rotación, simplemente se rompería. 

Además, la mayoría de los asteroides ni siquiera son rocas sólidas, sino escombros, es decir, son grupos de rocas, piedras y arena sueltas que se mantienen unidas por la débil gravedad del espacio. Aparte, los periodos prolongados en cero gravedad o baja gravedad provocarían diversos problemas de salud a los astronautas.

Si los investigadores quisieran construir hábitats espaciales a partir de estos asteroides, tendrán que encontrar la manera de trabajar con estas premisas. ¿Su solución? una bolsa cilíndrica un poco más grande que el propio asteroide, hecha de una malla de nanofibras de carbono flexible, ultraligera y ultrarresistente. 

Según el autor principal y doctorando Peter Miklav?i?, "sería extremadamente ligera en relación con la masa de los escombros del asteroide y el hábitat, pero lo bastante fuerte para mantenerlo todo unido". Y lo que es aún mejor, los nanotubos de carbono se están desarrollando hoy en día, y hay mucho interés en aumentar su producción para utilizarlos en aplicaciones a mayor escala".

Imagen
Asteroide Bennu

El equipo puso a prueba su idea en un asteroide pequeño, Bennu, con una radio de 300 metros. Se envolvería en una bolsa de nanofibras con un radio adecuado para rodear el propio asteroide, pero diseñado para expandirse, en forma de acordeón, hasta un radio de unos 3 km con juntas de expansión de absorción de energía integrada en su estructura.

En teoría, el proceso podría ser de la siguiente forma:

1. El asteroide se haría girar para crear gravedad artificial. Este proceso provocaría la rotura del asteroide. Los restos del asteroide saldrían despedidos hacia el exterior, expandiendo la bolsa de nanofibras de carbono que envuelve al asteroide.

2. Cuando la bolsa alcanzara su máxima extensión, las nanofibras de carbono se tensarían y atraparían los escombros en expansión. Al asentarse contra la bolsa, los escombros formarían una capa lo bastante gruesa como para proteger de la radiación a quienes vivieran en su interior.

Image
Los escombros salen despedidos hacia el exterior para llenar y expandir la bolsa de nanofibras

"Según nuestros cálculos, un asteroide de 300 metros de diámetro y unos pocos campos de fútbol podría convertirse en un hábitat espacial cilíndrico con una superficie habitable de 35 km cuadrados", explica uno de los investigadores. "Eso es aproximadamente el tamaño de Manhattan".

Ahora bien, frenemos un poco. Vivir en el interior de asteroides sigue siendo ciencia ficción, pero estos investigadores afirman que la física y la mecánica están ahí para convertir la ciencia ficción en realidad. Todo lo que los investigadores imaginan en su estudio son tecnologías que la gente utiliza o desarrolla actualmente, por lo que si los datos son correctos, sería viable.

"Las ciudades espaciales en asteroides pueden parecer ahora una fantasía, pero la historia demuestra que un siglo de progreso tecnológico puede hacer posibles cosas imposibles", afirman.

"Seamos parte del aleteo de la mariposa que haga que este mundo sea un mejor lugar para todos".

Únete al MOVIMIENTO AQUARIUS, únete a nuestra COMUNIDAD

Juntos por un NUEVO PLANETA.








Volver atrás